“Se analiza que extorsionadores vayan a pagar sus delitos a cárceles de máxima seguridad”:JOH

0
411

El presidente Juan Orlando Hernández anunció hoy que se analiza la posibilidad de que los cabecillas de la extorsión paguen sus delitos en cárceles de máxima seguridad, con el objetivo de seguir recuperado la paz y la tranquilidad de los hondureños.

En conferencia de prensa en Casa Presidencial, Hernández presentó un informe estadístico que revela que los índices de muertes diarias se reducen hasta en cinco puntos cada vez que se trasladan reos de alta peligrosidad a cárceles de máxima seguridad en el país.

Acompañado por autoridades de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina) y del Instituto Nacional Penitenciario (INP), Hernández advirtió a miembros de maras y pandillas presos que se están monitoreando sus acciones y que, si continúan ordenando delitos desde sus celdas, serán enviados a las cárceles y módulos de máxima seguridad existentes en Honduras.

Quiero hacer del conocimiento de ustedes, los medios de comunicación y el pueblo hondureño en general, los logros dramáticos que se han alcanzado en el momento que las reformas al Sistema Penitenciario entran en vigor, tal y como lo dicen las normativas y las buenas prácticas internacionales.

En ese sentido quiero reconocer a todos los miembros de Fusina; a los equipos de hombres y mujeres que trabajan y controlan la institución penitenciaria, el Instituto Penitenciario, Policía Nacional, Policía Militar, jueces, fiscales, Fuerzas Armadas, y en fin, a todos.

Mi compromiso es y sigue siendo trabajar arduamente para recuperar la paz y la seguridad a los hondureños, y nada nos hará retroceder.

Parte de cada una de las decisiones que he tomado en esa ruta es asumir riesgos y consecuencias; estos grupos criminales han perdido mucho dinero y están dispuestos a vengarse.

Otros, aparte de dinero, han perdido el libertinaje en el que vivían, supuestamente, entre comillas, privados de libertad.

Y es que todos siempre considerábamos que en las cárceles habían cosas que no estaban bien; se les llamaba escuelas o universidades del crimen, porque incorrectamente estaban mezclados los que extremadamente son peligrosos, perversos, malos, con los que entraban por delitos menores y que bien pudieran de alguna manera regenerarse, rehabilitarse o reeducarse.

Siempre se supo que desde las cárceles se ordenaban asesinatos, extorsiones, secuestros y todo tipo de acciones criminales. Pero nunca se quiso hacer nada contundente.

Por eso, cuando iniciamos el Plan Morazán I, en el periodo anterior, yo ordené desde el Ejecutivo la reforma integral del Sistema Penitenciario, que todavía sigue en proceso; y repito: nadie había estimado la trascendencia que tendría un solo concepto, el de máxima seguridad, la magnitud del efecto en la que íbamos a ver reflejados la reducción de la criminalidad, y hoy podemos ver esos datos.

Estamos hablando de los traslados del último año, y en 2016 y 2017. Fíjense bien: 37 trasladados la primera vez, el 21 de septiembre de 2016; luego otros traslados en octubre, pero el traslado importante, de 755, el 15 de marzo del 2017, y 385 en abril, miren cómo marca la tendencia: estaba estable y luego baja.

Estamos hablando que se reduce en cinco puntos la tendencia de crímenes diarios, cada vez que se realizan esos traslados.

En ese sentido, no podemos dejar de reconocer que seguir trabajando en la reducción de extorsiones, en la reducción de homicidios, pasa por seguir afinando esta situación, pero nadie sabía la trascendencia y la magnitud de la reducción de los índices de criminalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here