Una mujer ejemplar y respetada, una maestra de generaciones que su legado ha sido de generación a generación.

1381

Cada docente marca la historia en sus alumnos, unos son recordados por su forma de enseñar a sus pupilos y se vuelven como sus padres, amigos, psicólogos, con el fin que ese niño sea una persona de bien, hoy hablamos de una maestra de generaciones, una mentora abnegada a sus labores, quien marcó a muchas generaciones por su profesionalismo, puntualidad y rectitud, ella siempre lucía impecable ante sus alumnos, Mariana Romero Cruz, quien desde su niñez soñaba con ser una educadora en su comunidad Santa Marta, del municipio de San Miguelito, Francisco Morazán, quien fue inspiraba por su primera educadora Petronila Villalta, quien la pasada al frente de sus compañeros a declamar sus poemas, poesías, cuentos, y fue así como formó sus primeros tres años en dicha comunidad y culminó en el casco urbano de su natal pueblo.

En la década de los años 60 les tocó emigrar a la capital de Honduras, Tegucigalpa, por la muerte de su padre donde se formó como docente y pocos años después para el año 1971 logró su primer trabajo en la aldea El Cerro de Señor en Reitoca, en la Escuela Dionisio de Herrera, allí era la única docente que impartía clases a los tres primeros grados en la misma aula, para el año 1978 por medio de concurso logró ubicarse en la Escuela Urbana Mixta José Trinidad Cabañas, del casco urbano de Reitoca, en el mismo centro educativo logra su jubilación.

Para la profesora Romero, con la tecnología se ha avanzado en conocimiento, pero no es lo mismo estar al frente de ellos, porque uno tenía el tiempo para escuchar sus problemas o alegrías ahora no todos los maestros tienen esa voluntad y empeño, por eso es necesario seguirse esforzando para ver una Reitoca diferente; más ahora lo tienen todo a su alcance con un teléfono en la mano.

Ella le pide a Dios que mejore la situación por la pandemia y que todo se normalice y si algún día es convocada para trabajar o dar consejos a los educadores a sus 69 años está dispuesta de forma gratuita, y envía bendiciones a cada docente porque en ellos está el desarrollo de una nación.